Es común que en muchas escuelas los alumnos con dificultades de aprendizaje sean rechazados y aislados por los demás debido a su desempeño académico perjudicando así su desarrollo social y su concepto sobre sí mismos.

Tanto es importante el trabajo individual como el trabajo colaborativo para el logro de metas académicas.

En la medida en que las escuelas avancen hacia una política de inclusión plena, la coenseñanza entre docentes comunes y especiales se volverá cada vez más común. El aprendizaje cooperativo resulta particularmente apto para esta coenseñanza, ya que crea un ámbito en el cual dos docentes pueden trabajar de manera flexible con los grupos y las personas para satisfacer diversas necesidades.

Primeramente se plantearían objetivos académicos y grupales, tales como los aprendizajes esperados en relación con el contenido curricular, considerar el nivel conceptual y la motivación de sus alumnos, sus conocimientos previos; adaptar las actividades académicas a las necesidades pertinentes, utilización de estrategias de motivación y estrategias de aprendizaje estrechamente relacionadas con los objetivos educativos; lograr dentro de las posibilidades la interacción cooperativa y las relaciones intergrupales.Promover actividades, grupos de trabajo heterogéneo e interactivos, otorgar ayudas estructuradas que nos ayuden a entender los procesos de construcción del conocimiento.

Fomentar el liderazgo compartido, acondicionar el aula, explicar la tarea académica, expresiones afectivas, considerar el nivel de logro, recompensas logradas, planificar la enseñanza, organizar a los grupos, aclarar las metas que se deben alcanzar, monitorear las investigaciones y las actividades, explicar los criterios de éxito, observar si se intercambian recursos e información, retroalimentación, así como determinar los criterios de evaluación, determinar un cierre a la lección mediante la metacognición, valorar el buen funcionamiento del grupo, tener conocimientos generales de los alumnos, conocimiento sobre el contenido a enseñar, clarificar lo que los estudiantes deben saber, comprender y ser capaces al final de una lección.

Es necesario la organización de los grupos de alumnos, determinar las estrategias que favorecen la participación y aprendizaje de los alumnos, utilizar y mover los espacios, adaptación a los diferentes ritmos de aprendizaje, la selección y aplicación de diversos recursos y estrategias metodológicas, elaborar ajustes razonables si se requieren con la intención de satisfacer las necesidades específicas de cada uno de los alumnos, evaluar y poner atención a las características o dificultades de los alumnos y sus posibilidades.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *